Tecnologia deportiva blog

El aporte de la geolocalización en el deporte

En el tiempo actual, contamos con aparatos cada vez más sofisticados con capacidades que hace algunos años no las hubiéramos imaginado. Entre ellos,  la geo localización, también conocida como GPS – Global Positioning System – en inglés.

El Sistema de Posicionamiento Global es una red compuesta por al menos 28 satélites que orbitan alrededor de la Tierra. De estos, es necesario que al menos 4 se encuentren visibles para que nuestro dispositivo GPS sea funcional.

Hoy en día el GPS supone un éxito rotundo. Las aplicaciones disponibles se orientan principalmente a sistemas de navegación y aplicaciones cartográficas: topografía, cartografía, geodesia, sistema de información geográfica (GIS), mercado de recreo (deportes de montaña, náutica, expediciones de todo tipo, etc.).

Es así que actualmente existen 3 tipos de GPS:

  • GPS de mano: Son receptores que registran el recorrido, permiten seguir rutas pre marcadas y se pueden conectar a un ordenador para descargar o programar las rutas. Este tipo de GPS se puede encontrar con y sin cartografía y resulta ideal para el uso al aire libre, senderismo, montaña y otros. Algunos modelos incluyen una brújula y/o un barómetro electrónico. Su sistema operativo y software es totalmente cerrado, no se puede modificar ni añadir nada.
  • Navegadores: Este tipo de GPS es similar a los de mano, pero orientados a su uso en ciudad y carretera. Además, son más modernos, permiten introducir un destino sobre la marcha y el navegador calcula la ruta, basándose en su cartografía. Estos GPS generalmente no graban el recorrido ni se conectan a un PC. En teoría son sistemas cerrados aunque en la práctica algunos modelos se pueden modificar.
  • GPS integrados:Últimamente muchos dispositivos móviles, PocketPc o teléfonos móviles, llevan ya un GPS integrado y son modelos de gama alta. Para quien pueda permitírselo, es una buena opción. Sin embargo la misma funcionalidad se obtiene con un PocketPc o un móvil más popular, añadiéndole un GPS Bluetooth.

La tecnología GPS es una gran aliada de los deportistas. Contribuye al conocimiento de nuestra posición en todo momento, con mayor o menor exactitud; lo que nos deja datos sobre la distancia recorrida y velocidad. Si unimos esto a un sistema de control cardíaco, ya tenemos un equipo completo para planificar y conocer a fondo nuestro día a día deportivo, aunque no seamos profesionales.

El objetivo principal del entrenamiento es la mejora del rendimiento. La relación entre entrenamiento y rendimiento deportivo es directa (causa-efecto). Uno de los grandes problemas en el mundo del deporte es el del control de la carga de entrenamiento. Su conocimiento es esencial para valorar el costo energético y controlar la progresión de las cargas futuras.

La carga de entrenamiento de forma simplificada puede relacionarse con el volumen e intensidad de la preparación y en muchas actividades estos parámetros se determinan con la distancia y velocidad, que se miden con precisión gracias al GPS. Por ello, el empleo de los nuevos sistemas basados en esta tecnología, proporciona una solución fiable a la problemática de la cuantificación de la carga en deportes de equipo. Además, esta metodología ahora integra un indicador fisiológico como la frecuencia cardiaca, la cual aparece sincronizada con la velocidad del jugador. De esta manera, tanto en los entrenamientos, como en los partidos de equipos, podemos conocer con carácter inmediato la información referente a dicha frecuencia y cuantificar distancia total recorrida, distancia a diferentes velocidades, velocidad media o el número de sprints y esfuerzos de alta intensidad; parámetros que hasta la fecha necesitaban mecanismos basados en la filmación de video con un proceso intermedio muy tedioso.

Con este tipo de información, conoceremos las exigencias de cada puesto y programaremos tareas condicionales según los requerimientos de cada rol en el equipo, es decir, podemos ajustar la preparación física acorde a las peculiaridades de cada jugador. También observaremos diferencias entre posiciones de un equipo (defensas y delanteros, centrocampistas y defensas, etc.) o entre jugadores de la misma posición (lateral derecho y lateral izquierdo,  central y laterales, etc.). Finalmente, esto nos proporcionará un feedback del jugador acerca de su actuación durante el juego, que posteriormente ayudará a entrenarlo para jugar con efectividad en determinadas situaciones.

La tecnología GPS permite una perfecta combinación entre procesos de entrenamiento y el rendimiento deportivo; siendo el aliado indicado que revelará datos y “pequeños detalles” que marcan la diferencia en el éxito o fracaso deportivo.